No es la primera vez, ni parece que sea la última, que los “capitanes” de Casablanca, los primos hermanos Tomas “Kiki” y Antonio, se ponen delante de una grabadora, o de un móvil que también graba -van cayendo los viejos usos, que lastima-, para contar sabores y sin sabores, sobre todo lo primero y más tratándose de lo que se trata, de la bodeguita en Sevilla con más solera, Bodeguita Casablanca.

En esta ocasión Gurmé Sevilla, de ABC, es el que ha querido acercarse a nuestra barra para probar de primera mano la historia de éxito culinario más sonada que se recuerda en Sevilla. Y no queremos caer en la vanidad más gratuita y dañina, nos guiamos por los “dale la enhorabuena al cocinero, que vaya tela” o el “mañana vuelvo de nuevo que no se puede comer mejor” que recibimos a diario en nuestra casa. Tanta azúcar es verdad que engorda, pero también es verdad que es sinónimo de felicidad. ¡Qué maravilla de palabra!

Entre “rec” -nada que ver con un personaje de dibujitos, hablamos del botón de grabar- y “stop” se habló de platos, pero de los buenos de verdad, esos que hacen volver a la gente una y otra vez casi por arte de magia, de la excelente relación personal entre los primos y que se convierte en una de las claves del éxito de Bodeguita Casablanca y, como no, del “cruzcampismo”, que domina su barra con puño de hierro. Porque una cerveza Cruzcampo hace barra y no al revés, no olvidarlo.

Pero si nos quedamos con un detalle, con aquello que sobresale y deja huella y hará que recuerdes este escrito, porque de eso se trata ¿no?, ese, o esa, es la famosa y “archidigerida” Tortilla al Güisqui de Casablanca, sobre la que se comenta en la entrevista que “a algunos con 3 tapas les ha dado positivo en un control del Aljarafe”. ¿Hay mejor manera de describir y dar lustre a una tapa? El populacho se come por los pies al Director de Marketing que se le ponga por delante. ¿Es o no?

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *