Un poquito de historia…

La historia de uno de los mejores restaurantes en Sevilla, comienza en la figura de Valentín Antonio Casablanca. Abuelo de los actuales gestores de Bodeguita Casablanca, regentaba en los años 40 un célebre local en la Alameda de Hércules esquina Santa Ana. Se llamaba La Antigua Sacristía, en honor del hotel del mismo nombre allí ubicado. Su hijo Manuel recibió el gen de la hostelería de raza. La tercera generación, Antonio y Tomás, no tardaría en abrir sus propios establecimientos. Primero, la Bodeguita Los Barriles, playa de Matalascañas, años 80. Más tarde, el Bar Manzanilla Sanlúcar y el Restaurante Casablanca, ambos en la calle Zaragoza, ya en el casco antiguo de Sevilla capital. También administraban otra Bodeguita Los Barriles en la Casa de la Moneda.

En 2005, ya con Manuel Casabanca jubilado, la Bodeguita Casablanca se traslada a su sede actual en la Avenida de la Constitución, en concreto al número 12 de la calle Adolfo Rodríguez Jurado. Lo explicaremos con palabras de aquí: a la vera de la Casa de la Moneda, frente por frente al Archivo de Indias y a la espalda de la Torre del Oro. Sevillanía por los cuatro costados.

El local elegido albergaba tiempo atrás la sede del Banco Exterior de España y, mas recientemente, una tienda de Giorgio Armani. Un año después de que Bodeguita Casablanca aterrizara en esta nueva dirección –tras la Semana Santa de 2006– comenzaron las obras de peatonalización de la Avenida. Fue duro aguantar el chaparrón. Ruido y polvo cada amanecer. Pero al final los nubarrones dejaron ver el sol. Ahora la Bodeguita Casablanca disfruta de un emplazamiento privilegiado en la calle con más solera de la capital andaluza. «Se alinearon las constelaciones», confiesan Antonio y Tomás Casablanca. Un restaurante sevillano de verdad, para muchos uno de los mejores restaurantes de Sevilla.

 

Pase, Majestad

Primavera de 1992. El año de la Exposición Universal. Días de grandes fastos en la vetusta Híspalis. Bodeguita Casablanca –por entonces en la calle Zaragoza, junto a la Plaza Nueva– recibe una visita inesperada. Se abre la puerta y entra Su Majestad el rey Juan Carlos I. Tras él, la reina doña Sofía y otros miembros de la Casa Real. Está en Sevilla para asistir a una recepción. Alguien de protocolo le recomienda la mesa y mantel de Casablanca. Dicho y hecho. Como si tal cosa, solicita sendas tapas de habas con choco y fideos a la marinera. De beber, media botella de manzanilla. Ella, tapa de pisto. Disfruta de la degustación, se ata la servilleta a la hebilla del cinturón, agradece las atenciones y… ¡se echa la mano al bolsillo para pagar! No hubo lugar, obviamente. Al día siguiente, todos los periódicos se hicieron eco del acontecimiento real en Bodeguita Casablanca. Y un tiempo después se recibió una carta de gratitud con membrete de la Casa Real.

Este tipo de acontecimientos, han hecho de Bodeguita Casablanca como uno de los restaurantes en Sevilla con mayor tradición y solera. Un templo culinario junto a la catedral, querido por todos los sevillanos.

 

One Response to “Un poquito de historia…”

comments are closed

Trackbacks and Pingbacks:

  1. domain name data

    […] Y el relato tan entrañable de la visita del rey Don Juan Carlos a su local de la C/ Zaragoza. Merece la pena revivirlo con ellos y el orgullo que transmiten. http://bodeguitacasablanca.com/el-restaurante/ […]