¡Hemos vuelto! Tras un tiempo con el blog algo olvidado -nuestros clientes nos exigen demasiada atención- hemos decidido volver a transmitir desde aquí. Transmitir que sentimos, en que pensamos, por donde respiramos. No sólo vamos a hacerlo desde cocina, ahí ya sabes que lo hacemos bien 😉 A ver que tal por aquí.

Para decidir que contarte en esta primera entrega, no hemos tenido que darle demasiadas vueltas, la inspiración nos ha llegado justo a la puerta de Bodeguita Casablanca, observando la conversación entre dos señores, no de poca edad, discutiendo móvil en mano sobre qué opción de las que habían obtenido en una búsqueda en google era la correcta para tomar algo. En este mundo súper tecnológico en el que nos movemos hace tiempo que dejamos atrás eso de preguntar por una dirección o un negocio en plena calle. Ahora todo nos viene en el móvil y si buscas “bares de tapas en Sevilla“, como fue el caso, la lista de opciones es enorme. ¿Con cuál te quedas? ¿Imaginas lo que es repasar toda esa lista con pros y contras, ubicaciones, propuestas gastronómicas, precios? Parece normal que hayan saltado chispas, porque a ti te gusta la comida tradicional y al de más allá alguna opción más exótica.

Para ahorrarte la tarea de tener que decidir que bar de tapas en Sevilla te conviene más, y en caso de encontrarte en esa “terrible” tesitura, te vamos a mostrar los porqués de elegir Bodeguita Casablanca, una opción fabulosa para deleitarte con un agradable almuerzo o cena junto a la Giralda, la Maestranza de Sevilla y la Torre del Oro. Y hablamos de comer en abundancia o de un tapeo ligero, a tu gusto. Y que sepas una cosa, ¡de aquí no te vas con hambre!

El entorno es importante, o al menos para nosotros lo es. ¿Estarían igual de buenos nuestro “pescaíto” frito o nuestro jamón ibérico si no estuviésemos en el centro de Sevilla? Seguramente sí, pero comerlos mirando a la Giralda tira y mucho ¿no crees? Bajando por Avenida de la Constitución, encarando a la Catedral y dejando atrás el río Guadalquivir, se acerca uno a la zona donde en Sevilla, como se suele decir, “se corta el bacalao”. Palabras del populacho pero ciertas como la vida misma. Pues ahí, frente al Archivo de Indias, ahí estamos con todo preparado. Ya estás en la ubicación correcta, ya puedes guardar el móvil.

La tradición es en Bodeguita Casablanca una máxima, por eso y desde hace años, se recibe al comensal con una generosa tapa de “Papas Aliñás” que abren el apetito, pero más aún las ganas de la cervecita. Lo que va después ya lo sabes ¿no? Coge la carta, y empieza a decidir que apetece. Tapa o plato. Carne o pescado. Chacina o marisco.

Seguramente más de uno sabrá como terminó aquella historia de acaloramiento, dimes y diretes. Nos acercamos a los señores en litigio y les dijimos: “¿Bares de tapas en Sevilla? No busques más aquí mismo. Y comieron con nosotros, vaya que si comieron….

 

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *